viernes, 17 de agosto de 2007

EL RENACIMIENTO DE UNA LEYENDA O QUÉ POCA IMAGINACIÓN TENGO

Y es que este blog hereda el nombre de un fanzine que me autoeditaba hace tantos años que prefiero no acordarme. Eramos jóvenes, apasionados, rebeldes, inexpertos y un pelín pedantes, lo maquetábamos a la vieja usanza, con cutter y cola, cortando y pegando. En él publicaba mis comics y mis escritos, mis filias y mis fobias. Después de tanto tiempo me sorprende que haya gente que aún lo conserve o lo recuerde. No es que diga demasiado sobre su salud mental, pero a mí me emociona cuando me lo dicen. Fueron 2 números que compraron todos mis amigos bajo amenaza de dejar de serlo y sorprendentemente, bastantes otros pájaros extraños. Los números sobrantes cumplieron durante años la valiosísima misión de servir de punto de apoyo a una balda de un armario.

Este blog, que nadie en su sano juicio leerá, nace con la intención de contribuir al declive de la cultura occidental y va dedicado a todos los que colaboraron en la revista: Javier Lirio (co-editor), Carlos Costa, Sergio Fioravanti, Francisco J. Marchante (¿qué habrá sido de ese gran dibujante?), Juan Ribas, Gabriel Mercadal, Fernando Cerro, Alfredo Liébana y también a Albert Herranz, el fichaje estrella del tercer número que nunca fue.

7 comentarios:

JC dijo...

Pues ánimo y éxitos con este nuevo heredero de los fanzines que es el blog. Que no desfallezca!

Asier de la Fuente dijo...

Mucha suerte con su andadura como cronista electrónico, señor Barón R.

Como bien has dicho, nadie en su sano jui cio lo leerá. Por suerte (para mi) el frikismo me hace inmune y espero devorar los contenidos de su cerebro desparramados sobre los pixeles en blanco de este blog, ya que, aunque discrepo de algunas ideas, me ha encantado el dinamismo de tu prosa.

Suerte y no lo dejes (o no muy pronto)

.:Su:. dijo...

Menuda forma de empezar diciendo que tus lectores no estamos en nuestros cabales, jeje, pues tendremos que asumirlo de pasar más veces :)

Un saludo y buena suerte con el blog

Jill Bioskop dijo...

Una de las ventajas que tiene internet es que nos permite llegar a mucha gente con un coste mucho más bajo (ya que un fancine local no suele llegar a la península ni a otros países).

¿Te has planteado seguir el fancine pero vía internet? Sería bastante bonito reuniros con el fin de hacer ese tercer número inédito.

Marco A. Robledo dijo...

No estar en nuestros cabales es una de actitud muy sensata ante la vida. Es la razón de la sinrazón que decía El Quijote :-)

Crux dijo...

Cuando somos capaces de escapar de la cordura y permitirnos traspasar las fronteras del non-sen-se, estamos expuestos a saborear cierta novedad, como bien podría ser el arte de la expresividad sin límites. Aunque sea con tijeras y pegamento...
¿Por qué no? Hasta los personajes de Mihura se lo permiten. Max Estrella pudo ser también feliz.
Sigue creando, Marco. Te lo pedimos.

Marco A. Robledo dijo...

Si me lo pides así, Cruz, no voy a poder negarme :-) Gracias por tus palabras