viernes, 31 de agosto de 2007

DISPAREN SOBRE EL TRADUCTOR

Los cinéfilos habréis caído en la cuenta de que el título alude a la película de François Truffaut, Tirez sur le pianiste. Pero a quien habría que pegarle un tiro es al traductor, por sus escasos conocimientos gramaticales, pues no se tira sobre el pianista (a no ser que seas muy bajito) sino al pianista. Y es que hoy vamos a hablar de traducciones.

Siempre me he preguntado quién traduce los títulos de las películas extranjeras. ¿Habrá un departamento encargado en las distribuidoras? ¿Existirá el puesto de director de traducción de títulos? ¿O más bien será un oscuro administrativo quien se encargue mientras coteja facturas?

Había un tiempo en que las traducciones se hacían con criterio. Los títulos fácilmente traducibles se vertían al español literalmente (Citizen Kane: Ciudadano Kane). Los que se tenían que dejar tal cual, ni se tocaban (Fahrenheit 451). Y cuando se cambiaban los títulos era con ingenio y sensatez. Por ejemplo, Some like it hot (Hay a quien le gusta caliente) no tiene fuerza en castellano y se tituló Con faldas y a lo loco. Otro título de Wilder, The Seven Year Itch, sería más discutible, pues su significado (la sarna del septimo año) alude a que en aquellos tiempos los matrimonios tenían sus crisis a partir de los 7 años (tiempo que hoy se ha acortado a los 7 meses e incluso a los 7 días), pero qué duda cabe que La tentación vive arriba (si es Marilyn y no un tío con bigote) es un gran título.

Incluso existen casos en que el título español supera al original. Así Bringing up baby se tradujo no como Educando a la niña (traducción literal en la que se pierde la alusión a la felina mascota Baby, protagonista de uno de los gags más hilarantes de la genial película de Howard Hawks) sino como La fiera de mi niña, que no sólo mantiene el doble sentido del original, sino que suena mejor y recuerda a la La fierecilla domada de Shakespeare. Y quizás el mejor ejemplo de todos es Centauros del desierto, poético título que le hace muchísima más justicia al épico clásico de Ford que el insulso The searchers.

Pero las cosas han cambiado mucho. Hoy en día los que traducen títulos ni saben idiomas (When Harry met Sally debería traducirse como Cuando Harry conoció a Sally, no encontró y eso es algo que aprendes en la primera clase de inglés, cuando te enseñan “pleased to meet you”) y encima se las dan de que saben (¿a qué viene traducir Shaun of the Dead como Zombies Party?) y tienen la sensibilidad de una silla. Vamos, yo creo que si se cogiera el título original y se pasara por un traductor automático de los que hay en internet sin repasar siquiera, se conseguirían mejores resultados.

Como divertimento, os sugiero un pequeño juego: que me digáis cuáles creéis que son las peores traducciones de títulos de películas. Espero vuestros comentarios!!!!

Voy a empezar por un caso sangrante: Eternal Sunshine of the Spotless Mind. Tengo debilidad por esta película. Es una de mis favoritas. La película que mejor transmite el estado de desamor de la historia del cine. Cuenta con un guión perfecto de un Charlie Kaufman en estado de gracia; demostrando quién es el guionista más original y arriesgado del momento. Si a eso le añadimos el desbocado onirismo y surrealismo del director Michel Gondry y las estupendas interpretaciones de los actores, destacando por encima de todos un sorprendente Jim Carrey, tenemos servida una obra maestra preciosa, brillante y desgarradora.

El título original es una cita del poema de Alexander Pope Eloise to Abelard, basado en la trágica historia de los amantes renacentistas del mismo nombre y que se recita en un momento de la película. Se podría traducir como “Eterno Resplandor de la Mente Inmaculada” en alusión al tema central de la película: el deseo de recuperar la inocencia y brillo original de una mente que no haya sido marcada por los efectos del desamor y sus correspondientes secuelas. Tan bellísimo y atinado título se tradujo aquí como: ¡Olvídate de mí! Desde aquí hago un llamamiento: ayudadme a encontrar a quien cometió semejante tropelía. Se la tengo jurada.

Os toca a vosotros: ¿Cuáles creéis que son las peores traducciones de títulos de películas?


12 comentarios:

Toni Bestard dijo...

Para mi una de las peores traducciones de los últimos años es "El bosque", cuando el título original es "The village" (El pueblo). "El bosque" es un título muy normal, nada estrafalario, pero lo peor de todo es que afecta radicalmente al argumento. Los que habeis visto la peli, lo entendereis.

JC dijo...

Joana Hurtado Matheu publicó al respecto en el suplemento 'Cultura|s' de 'La Vanguardia' lo siguiente...

Los que resumen
'Dial M For Murder': 'Crimen Perfecto'
'Eternal Sunshine Of The Spotless Mind': 'Olvídate De Mí'

Los que interpretan
'The Searchers': 'Centauros Del Desierto'
'Some Like It Hot': 'Con Faldas Y A Lo Loco'

Los que desvelan la incógnita
'Rosemary's Baby': 'La Semilla Del Diablo'.
'North By Northwest': 'Con La Muerte En Los Talones'

Los que superan la absurdidad original
'Dr. Strangelove Or How I learned To Stop Worrying And Love The Bomb': 'Teléfono Rojo, Volamos Hacia Moscú'

Los emocionados de la vida
'The Sound Of Music': 'Sonrisas Y Lágrimas'
'Ice Princess': 'Soñando, Soñando... Triunfé Patinando'

Marco A. Robledo dijo...

Gracias JC. Hay un buen puñado de traducciones no literales. "Teléfono Rojo" siempre me ha horrorizado, en cambio "Soñando, soñando... triunfé patinando" seguro que le hace justicia a la película. Fíjate que he consultado en IMDB y su tagline es: "From Scholastic...to Fantastic!" Pura poesía sobre hielo, tronko. :-D

Elsa dijo...

Fresas salvajes, por supuesto, siempre he pensado que son las fresas que se te tiran a la yugular, como el dragón de Los Caballeros de la mesa cuadrada, de los monty pyton, en fin, los que la hayáis visto ya sabéis a qué me refiero. Son silvestres, como las margaritas.

Y luego está el caso histórico, basado en un hecho real: mi mamá llegó a Madrid en 1958 o así desde Alemania, llevaba pantalones y medía 1m80, además es la mamá más guapa del mundo, así que tenía a los españolitos locos. Cuando le preguntaban de donde era, ella respondía de Düsseldorf, y entonces ellos se reían: andá como el vampiro!. Ella no acababa de entenderlo por dos motivos:

Primero, nunca había ido al cine (esto es verdad)

Segundo, la peli en Alemania se llamaba M a secas, y no tenía nada de vampiro ni de Düsseldorf. Nunca sabré porqué le pusieron ese título en España.

Marina dijo...

No estoy puesta en traducciones de títulos de pelis, pero con los libros pasa igual. Así, una novela titulada originalmente "A short history of tractors in Ukrainian" pasa a llamarse, en la edición española, "Los amores de Nikolai", título tópico donde los haya. Curiosamente en la edición en catalán han tenido la delicadeza de hacer la traducción literal.
Otro ejemplo es "Snow flower and the secret fun", traducido no muy sesudamente como "El abanico de seda".
Hay que cazarles y darles muerte lentamente, sin compasión.

Carolina dijo...

Lo peor de todo es que ya no solo se quedan a veces contentos con los títulos de las películas sino incluso en la traducción de los guiones... En cuestión de títulos un buen ejemplo es "The Sound of Music" quizás más conocida como "Sonrisas y Lágrimas" y que al parecer según el país de habla hispana cambiaban la traducción.
No me extraña que prefieran seguir en el anonimato.

Asier de la Fuente dijo...

para mi una de las peores traduciones de un titulo es "As good as it gets" llamado es Espagna "Mejor impsible" tambien he de decir que en latinoamerica la pelicula de shamalayan se traduce como "La aldea" (ventajas que tiene tener a una chica argentina chivandome) :p

Marco A. Robledo dijo...

Lo mismo ocurre con "Eternal Sunshine..." que fue titulada en Argentina "Eterno Resplandor De Una Mente Sin Recuerdos". A ver si van a ser los de aquí nada más...

.:Su:. dijo...

No sólo es una pésima traducción la de Olvídate de mí, sino que además le cambia el estilo totalmente, con ese título da la impresión de que te encontrarás con una comedia y nada más alejado de la realidad, es una película seria, en su planteamiento y en su resultado. Se nota que a mí también me horrorizan traducciones como ésta? bien, que se note!

El crepúsculo de los dioses (sunset boulevard) creo que es un buen título, Perdición (Double Indemnity) también mejora el título..
y como malas traducciones la que me viene ahora a la cabeza es La extraña que hay en ti (The Brave One), pendiente de estreno, y Asignatura pendiente (Off the black), pero buscando salen de debajo de las piedras.

Un saludo

Marco A. Robledo dijo...

La verdad .:Su:. es que Billy Wilder tuvo mucha suerte con las traducciones de sus películas. A los ya mencionados cabría añadir u título que me encanta: Días sin huella (The Lost Weekend)y En bandeja de plata (The Fortune Cookie). El más desafortunado es "¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre?" ("Avanti"). Parece que respetaban al maestro.

Pablo dijo...

La verdad que a mí me dejó también totalmente perplejo la traducción de Eternar Sunshine of the spotless mind. Ahora mismo no recuerdo ninguna otra mala traducción, pero menos mal que no tradujeron The Matrix por La Matriz, aunque aun así, ni siquiera hubiese sido una traducción desafortunada....

Daphne dijo...

Debo confesar que no me he leído absolutamente tooodos los comentarios de la entrada (muy acertada por cierto), así que no sé si mis aportaciones serán repetidas o no. Una traducción que me pareció absurda fue la de What's up, Tiger Lily?, de Woody Allen, que por alguna razón aquí dejaron como Lili la Tigresa. Además, creo que los traductores se enamoraron de sí mismos al traducir Sunset Boulevard (nombre de la calle donde está la casa en la que vive la protagonista) como El crepúsculo de los dioses.
Sin embargo, en defensa de nuestros traductores, y saliéndome un poco del campo del cine, señalar que el best-seller Los hombres que no amaban a las mujeres, cuyo título en sueco se traduce como Los hombres que odiaban a las mujeres, en Estados Unidos se ha titulado The girl with the dragon tattoo. Ése también es de los que duelen. Claro que las dos entregas siguientes de la novela no han gozado de un título tan literal en España. Y es que este tema afecta también, y gravemente, a los libros.