jueves, 6 de diciembre de 2007

PEQUEÑINES NO, GRACIAS


Me da mucho miedo la censura. Siempre tiendo a rechazarla, aunque admito que en situaciones extremas se deba recurrir a ella. En publicidad es bastante habitual encontrar anuncios censurados. Hay casos recientes como el anuncio de Iberia promocionando sus vuelos a la República Dominicana en el q un bebé cantaba bachata rodeado de mulatas en tanga. O el de D&G en que un montón de hombres parecía que violaban a una chica. En Censored encontraréis una buena selección de anuncios prohibidos o polémicos.

Lo curioso es que muy rara vez se censuran anuncios dirigidos a un público infantil o juvenil, el segmento sin duda más vulnerable a estos lavados de cerebro. Contemplad este anuncio de H&M protagonizado por Madonna (http://www.youtube.com/watch?v=vGZ76iJdToU) que se ha emitido por todo el mundo sin ningún tipo de problema y decidme si no es, por lo menos, tan condenable como los ejemplos anteriormente citados.

Los niños, preadolescentes (o, como les denominan los expertos en marketing, tweens, segmento demográfico que va de los 8 a 12 años) y adolescentes son un objetivo prioritario de empresas como ésta, comerciando con sus miedos y necesidades y despojándo
les precipitadamente de su infancia e inocencia con su pedofilia comercial. No tengo hijos, pero me quita el sueño que mi hija empezara a pedir a los 9 años ropa de diseñador, que no pudiera pasar sin los complementos de su glamourosa muñeca anoréxica y empezara a ahorrar para tener los labios de Angelina Jolie. La peor de mis pesadillas sería que mi hijo se quisiera presentar al Eurojunior o se convertiera en el foco de la mofa y el desprecio de sus compañeros por no llevar unas zapatillas de marca. ¿Que exagero?. Recordad la noticia de los menores americanos que mataron por unas zapatillas Nike o leed el revelador libro Branded: The Buying and Selling of Teenagers (2003) de Alissa Quart, en el que la autora afirma que “ahora los jóvenes se juzgan entre sí por las marcas que llevan y el dinero que ellos o sus familias tienen” (2003:14) y aporta datos tan preocupantes como la profusión de páginas de colectivos de jovencitas proanorexia con sus páginas web y redes de interrelación o tan tristemente divertidos como el éxito espectacular que un salón de belleza de Manhattan ha tenido con su promoción de “depilado especial vuelta al colegio”.
Los empresarios deberían aplicarse la máxima de “Pequeñines no, gracias. Debes dejarlos crecer”. Sus propios hijos se lo agradecerán.


El marketing a los niños es uno de los temas centrales de mi serie "El Maravilloso Mundo de Marnie Megafashion". En el episodio "Megacambio Radical", que os reproduzco a continuación, no pude sustraerme a hacer una adaptación libre, casi una deconstrucción del mencionado anuncio de Madonna.

3 comentarios:

Carolina dijo...

Cada día que pasa sigues sorprediendo más a los que te rodean. Enhorabuena por el cómic. "Megaincreíble" ;D

oonagh dijo...

¿Qué decir? Si ya está dicho todo Monsier Lumière.
Creo que la mente deslumbra muchas ciénagas ocultas en uno mismo.
Congratulations Mr. Hide.

Pdta: Tienes que pegar una ojeada al mio...

Ariel Domínguez dijo...

exelente comic...
la censura no sería el problema creo yo, el problema es Madona jojo.
suena estupido ( porq en realidad lo es ),me refiero a todo lo que representa, ese ideal de barbie con el que crecen las niñitas y ese sentido de la competencia vil de la exclusión y humillación con la que crecen los niñitos, el problema es la cultura, el brazo de hierro capitalista que nos está aplastando y machacando...la educación que pueden entregar los padres puede hacer inmunes a los niños de tanta mierda...

en fin, un gusto leerte...adios
Pd: Que se pudra Madona y tío Sam...Disculpa la curiosidad, Saludos desde Chile